Claudia Alemañy Castilla  | 

El Instituto Cubano de Investigación Cultural (ICIC) “Juan Marinello” abrió sus puertas a la cuarta edición del curso de postgrado “Hacer y escribir ciencia. Problemas y retos de la escritura en ciencias sociales”. El taller, impartido por la máster en ciencias Anette Jiménez Matara, busca analizar los problemas, tendencias y desafíos fundamentales de la escritura en esta rama de los saberes desde Cuba.

La idea del curso apareció a partir de la experiencia de trabajo en el área editorial del ICIC Juan Marinello y teniendo en cuenta que ni en el nivel de pregrado ni postgrado de las universidades existen “centros de aprendizaje de escritura” o tutores de escritura”. Estas realidades demuestran que es imprescindible la necesidad de ahondar y sistematizar en estrategias lingüísticas y discursivas.

El taller persigue la meta de ayudar a investigadores, profesores y estudiantes a comunicar, de la mejor manera, sus resultados científicos. En la actualidad, muchas veces las pesquisas académicas no se consideran “finalizadas” hasta que las conclusiones de los estudios no son publicados en revistas especializadas o en forma de libros.

La fundamentación del evento asegura que en ello “radica la importancia de promover un debate en torno a las estrategias, estilos, errores más comunes y metodologías empleadas a la hora de producir un artículo, libro o ponencia sobre ciencias sociales”.

En los intercambios, la profesora Jiménez Marata abordó los obstáculos en el proceso de escritura científica. Entre las dificultades a saldar se encuentran la escasez de tiempo para escribir, la falta de lecturas apropiadas, disponer de ideas polémicas y temores a la censura. Además, hay poca familiaridad con las convenciones y normas de las revistas especializadas. Otras problemáticas, están relacionadas con un deficiente dominio del idioma inglés, lengua en el que se difunde el mayor número de estudios en todo el globo terráqueo.

Jiménez Morata también reflexionó con los participantes en el curso acerca de las expectativas de los estudiantes respecto a las clases. La investigadora también señaló que el taller no persigue reformar los mecanismos comunicativos de los educandos en solo una semana. Con solo promover el ejercicio crítico y práctico sobre la redacción de artículos científicos entre los integrantes es suficiente para apoyar el perfeccionamiento de la escritura en el campo de las investigaciones sociales.