Cierre de la Convocatoria: 1999-04-30   |   Entrega de Premios: 1999-10-21
Composición del Jurado

Lic. Caridad Santos Gracia, Lic. Dennis Moreno Fajardo y Lic. Ana Leese Brizuela Quintanilla

Dictámen del Jurado

El jurado del Premio Memoria Viva 1999, conformado por los Licenciados Caridad Santos Gracia, Dennis Moreno Fajardo y Ana Leese Brizuela Quintanilla, luego del análisis y la valoración de las treintisiete (37) nominaciones presentadas por trece provincias del país, determina conceder las siguientes distinciones a partir de los valores particulares y generales señalados en cada una de ellas y sus respectivas proyecciones en el contexto del patrimonio cultural de la nación.

I –PRESERVACIÓN DE TRADICIONES.

Grupo músico danzario Petit Dancé,provincia Las Tunas.

Por integrar una de las expresiones culturales más auténticas de procedencia haitiana en dicha provincia.

Fundado en 1920, en la localidad de Meriño, municipio Manatí, el grupo se trasladó más tarde al poblado Las Tunas, donde radica en la actualidad. La práctica sostenida de sus más genuinos valores culturales, tanto de carácter material como espiritual, constituye un reflejo fiel de los hábitos, costumbres y tradiciones heredadas de sus ancestros llegados en las primeras décadas del siglo XX, procedentes de la vecina Haití. El Petit Dancé como rasgo músico danzario de esta agrupación, tipifica una forma de ser y hacer como expresión identitaria de los haitianos asentados en Cuba, que por su labor y vínculos socio-económicos y culturales constituye hoy otro elemento integrativo de nuestro patrimonio artístico cultural.

Grupo tradicional Isleño Las Pozas, provincia Sancti Spiritus

Este grupo del municipio Cabaiguán en la provincia Sancti Spíritus, ha conservado la huella de la presencia de hombres y mujeres de origen canario asentados en el lugar conocido con el nombre de Las Pozas desde 1933. A lo largo de los años han preservado gran parte de sus costumbres populares aplicadas en la práctica cotidiana de sus hábitos laborales agrícolas, de sus fiestas, sus particulares géneros musicales y danzarios, y determinadas formas artesanales que han sido mantenidos por sus descendientes hasta la actualidad. De ahí que el Grupo objeto de esta premiación se destaque por sus interpretaciones y peculiaridades de los bailes y la música que identifican la comunidad en general y la agrupación en particular, tales como por ejemplo, las folias, las polkas, las isas y tajarastes, todo lo cual ha sido ampliamente reconocido a escala nacional e internacional.

Grupo Los Mambises, provincia Holguín

Constituido en el año 1938, en el barrio Guabineyón, Sao Arriba, en la provincia Holguín,el grupo Los Mambises se ha erigido continuador de la música tradicional campesina en un contexto puramente familiar. Como agrupación típica, la familia Berbén ha tenido a su cargo la interpretación de este género musical, exponentes ellos mismos del gusto y las preferencias por la música criolla dentro y fuera de su contexto originario.

Conjunto Lira Tropical, provincia Cienfuegos

Agrupación musical del municipio Lajas en la provincia Cienfuegos que ha desarrollado su labor en torno al rescate, promoción y preservación de la música campesina desde el año 1960. De esta manifestación se destacan distintos géneros propios de las zonas rurales, entre las que se encuentran el punto guajiro, el son y sus variantes, así como también ciertas formas de cantos y bailes derivados de las expresiones de antecedente africano en nuestro país.

La Tumba Francesa de Bejuco, provincia Holguín

El municipio Sagua de Tánamo en la provincia Holguín se significa muy positivamente con la presencia y vigencia de la tumba francesa, expresión viva del quehacer cultural tradicional de un grupo franco haitiano cuyos antecesores integraban la antigua dotación de esclavos del colono francés Eugenio Revé.

La Tumba Francesa de Bejuco se hace acreedora de esta Distinción por su música y danzas, su alto valor histórico, los factores socio-culturales y económicos que facilitaron la integración de estos inmigrantes desde la llegada de los primeros hombres y mujeres procedentes de Haití en el año 1810, y su participación directa en nuestras contiendas independentistas y en las luchas campesinas.

II.- RESCATE Y REVITALIZACION.

Fiesta de San Antonio de Padua en Quiebra Hacha, provincia La Habana

Por ser una festividad popular anual en honor a San Antonio de Padua que se celebra en el barrio Pueblos Viejos, en Quiebra Hacha, provincia La Habana, devenida de una antigua conmemoración a este santo católico en su versión sincrética practicada por negros esclavos de origen congo y sus descendientes. Una característica de interés comprende la conservación de un importante elemento del conjunto instrumental musical, el tambor kinfuiti, y a su vez las danzas homónimas interpretadas por el grupo de aficionados adultos fundado en el año 1966 con el nombre de Makwenda Yaya.

Su continuidad en el tiempo y el espacio durante casi dos siglos, han hecho del kinfuiti —como expresión artística— una de las manifestaciones importantes en el proceso de definición de la identidad nacional.

Juegos de siempre, provincia Villa Clara

Por constituir un ejemplo que combina el trabajo investigativo en la localización de los elementos necesarios relacionados con la actividad lúdica tradicional de los niños (adivinanzas, juegos, trabalenguas, etc.) y su aplicación en la práctica provincial a través de las Casas de Cultura de la provincia Villa Clara, tomando muy en cuenta las peculiaridades concretas y las variantes o modalidades que puede presentar el objeto de estudio en cada lugar.

Verbena de Río del Medio, provincia Pinar del Río

Por ser un festejo de cariz netamente popular que se desarrolla anualmente en el poblado Río del Medio, municipio Minas de Matahambre, de la provincia Pinar del Río. Es una muestra fehaciente de la conservación de una festividad que gozó de gran popularidad en todo el país desde épocas muy remotas.

En ella, la población interviene activamente en su organización, divulgación y es partícipe de las diversas actividades que se generan, entre ellas: los juegos y competencias que por lo general, caracterizan este tipo de festejos, y otros propios de la localidad, que poseen carácter náutico, como la cucaña, las bateas y el barril; instalación de kioscos para el expendio de comidas, bebidas y dulces; así como el desarrollo espontáneo de canturías y bailes populares. Todo ello es factible por el esfuerzo mancomunado que realiza la población y los organismos, organizaciones y empresas del municipio.

III.- PERSONALIDADES.

Olga Ojeda Díaz, provincia Matanzas

De incuestionable pudiera calificarse la labor desplegada por Olga Ojeda Díaz del municipio Cárdenas en la provincia Matanzas, a lo largo de sus 53 años de trabajo en la esfera artístico-cultural. El amplio curriculum de Olga Ojeda, que incluye su obra plástica como pintora, ceramista y artesana, está avalado —además— por lo que consideramos uno de los primeros intentos de un proyecto puesto en práctica y materializado en la organización de un Museo Etnográfico en la ciudad de Cárdenas que recogía distintos elementos de las formas de vida, costumbres y tradiciones de los campesinos de aquella zona.

Su quehacer de promotora cultural incluye también el trabajo con los niños, así como su participación en las Ferias de Arte Popular, la organización del Club de Vinicultores, y la Noche del feeling, entre otros.

Roberto Villa, provincia Ciudad de la Habana

Roberto Villa se destaca, entre otras actividades, por el trabajo artístico organizativo desarrollado en Ciudad de la Habana, en elcual podemos significar la labor de dirección artística de la tradicional comparsa. Los componedores de batea —fundada en el año 1908— y como bailador y músico de las comparsas Los moros azules, de Regla y como director musical de la comparsa El alacrán.

A lo largo de 25 años de labor, Roberto Villa no sólo ha contribuido a sostener una tradición comparsera de gran arraigo y conocimiento popular, sino que ha enriquecido de igual manera nuestro patrimonio artístico y cultural en el que se mueven y nutren los mejores valores del arte popular cubano.

III.- PROYECCIÓN ARTÍSTICA.

Wemilere. Festival de raíces africanas, provincia Ciudad de la Habana

Por la importante labor de rescate, proyección y difusión de distintas manifestaciones artísticas y culturales que resultan de las expresiones de antecedente africano en Cuba, a la vez que conjuga los resultados teórico prácticos que derivan de las expresiones sobre el tema y crea las condiciones necesarias para el acercamiento indispensable entre los estudiosos de Cuba y el extranjero, así como del pueblo en general interesado por el conocimiento de nuestras raíces africanas. Sin lugar a dudas el Wemilere constituye un elemento festivo que coadyuva a destacar la trascendencia (nacional e internacional) que en el ámbito cultural -y hasta diplomático- propicia una mejor comprensión y conocimiento entre los pueblos, tales como los casos de el Congo, República Popular de Angola, República Federal de Nigeria y otros.

Conjunto Folklórico Jagüey, provincia Guantánamo

Fundado en el año 1975 el Conjunto Folklórico Jagüey, de la provincia Guantánamo, se ha caracterizado por la asimilación y proyección consecuente de diversos géneros musicales y danzarios propios del patrimonio cultural nacional. Su destacada labor interpretativa y nivel técnico alcanzado lo ha hecho acreedor de múltiples y variadas distinciones a escala nacional e internacional, destacándose entre ellas el primer premio en el Festival Wemilere, en el año 1997 y las Medallas de Honor obtenidas en España, Francia y Bélgica, entre otras.

Jornada Cucalambeana, provincia Las Tunas

Por más de tres décadas la Jornada Cucalambeana que se efectúa cada año en la provincia Las Tunas, ha sido la expresión viva de la creación artística en particular y en general de la vida económica y cultural propia de las zonas campesinas, que ha logrado aunar en un evento altamente significativo, no sólo las expresiones espirituales tradicionales tan arraigadas y características del campesinado, sino también los distintos elementos de la cultura material.

A partir de una sistemática labor de base en los municipios, que dura varios meses previos a la actividad nacional, se vinculan las instituciones culturales de la comunidad, los centros laborales, los planteles docentes, las cooperativas agropecuarias y las organizaciones políticas y de masas, ocasión que propicia las relaciones e interrelaciones necesarias entre los pobladores y los estudiosos de la vida, la obra y la cultura comunitaria del hombre de campo.

La repercusión que presenta la Jornada Cucalambeana se refleja de manera directa en el ámbito municipal, provincial y nacional e incluso internacional, y su empuje está dado —precisamente— como resultado de un proceso que deriva de la actividad secuencial que genera el sistema y los métodos de trabajo aplicados en la consecución de los objetivos y los factores planteados para cada comunidad.

Aunque las bases del Premio Memoria Viva no contemplan el otorgamiento de esta distinción a los grupos profesionales, el jurado determina conceder un Reconocimiento Especial a la Parranda Típica Espirituana, de la provincia Sancti Spiritus, ya que desde su fundación en 1922, ha desarrollado una intensa labor de asimilación, conservación, proyección y promoción de los diversos géneros de la música campesina propios de la región central del país.

El jurado desea dejar constancia de sus criterios y observaciones en torno a las propuestas presentadas en esta quinta edición del Premio Memoria Viva. Para nosotros resulta altamente alentador destacar el saldo positivo alcanzado tanto en el aspecto cuantitativo como cualitativo de las diversas nominaciones presentadas, de ahí que nos vimos precisados a realizar un análisis exhaustivo de cada una de ellas. Además, instamos a todas las personas y colectivos vinculados con la preservación, revitalización y proyección de las distintas manifestaciones de la cultura popular tradicional de nuestro pueblo, a continuar trabajando en aras de poder alcanzar esta Distinción en sus próximas ediciones.

REGRESAR